La mejor manera de darle un toque distinto a tu hogar es pensando en los detalles. Y cuando hablamos de detalles nos referimos puntualmente a todas aquellas cosas pequeñas que complementan en grande los ambientes: grifería, pomos, manijas, espejos, tapetes, cojines.

Tomate el tiempo para identificar que accesorios quisieras intervenir, y da rienda suelta a tu imaginación. El resultado será maravilloso.