Es sorprendente como unos pequeños ajustes en la iluminación pueden cambiar radicalmente cualquier espacio. Por eso, te recomedamos despejar las ventanas para que la luz entre ampliamente de manera natural. Podrías, considerar cambiar las cortinas por velos ligeros.